sábado, 11 de enero de 2014

Entendiendo el conflicto entre Israel y Palestina

Por Darsi Ferret

Tras la primera guerra mundial y con la derrota del Imperio otomano, el territorio conocido como Palestina, compartido por árabes y judíos, quedó bajo la administración de Reino Unido, por mandato de la Sociedad de Naciones, institución predecesora de la ONU.
 Los sangrientos conflictos entre árabes e israelíes llevaron a la búsqueda de una alternativa basada en la creación de dos estados independientes. Los árabes rechazaron dicha solución. En cambio, los judíos la apoyaron. 
En mayo de 1948 los británicos se retiraron de Palestina y se proclamó el Estado de Israel. A raíz de esos hechos los palestinos y otros países árabes se lanzaron a atacar militarmente a los israelíes y fueron derrotados, comenzando el largo diferendo bélico que todavía perdura en la actualidad. 
El jefe de la diplomacia norteamericana, John Kerry, se ha enfrascado en impulsar las estancadas negociaciones de paz entre israelíes y palestinos. Con ese empeño ha viajado al Medio Oriente en 10 ocasiones a entrevistarse con las autoridades de uno y otro bando. 
Los obstáculos son muchos y de difícil resolución, entre otros: los desacuerdos respecto a los límites del futuro Estado Palestino, la garantía del derecho de Israel a existir como Estado con fronteras seguras, el estatus y situación futura de Jerusalén, la disposición de los recursos hídricos, el regreso de los refugiados y la liberación de los presos palestinos, y los asentamientos de colonos judíos considerados ilegales por los árabes.
 También se suma a la problemática el hecho de que los palestinos están asentados en dos territorios separados, Gaza y Cisjordania, y no tienen un gobierno único. La Franja de Gaza es gobernada por la Autoridad Nacional Palestina, que es un interlocutor reconocido por la comunidad internacional. Cisjordania está gobernada por Hamas, organización considerada terrorista por EEUU y la Unión Europea, que ademas no reconoce el derecho de Israel a existir.
 Por detrás de todo esto y como influencia desestabilizadora enfrentada a Israel, también está presente la mano del macabro régimen fundamentalista iraní, así como sus aliados de la milicia chii Hezbola del Líbano y el gobierno sirio de Bashar al Assad. Estos actores son los principales apertrechadores de Hamas y los menos interesados en que se logren soluciones al conflicto israelo - palestino. Todo indica que estas negociaciones terminaran en fracaso, profundizando el pésimo rol que exhibe la administración de Barack Obama en su política exterior.

1 comentarios: