Rebaño humano

Navegando por la web encontré el siguiente material que me resulto muy interesante y por eso me decidí a compartirlo con ustedes. Espero que les guste y sobre todo que los haga pensar, algo que quizás ya esta un poco pasado de moda pero que por eso creo que hoy es aun mas importante.

El presente artículo representa una especie de versión libre, con mis modificaciones y adiciones del primer capítulo del libro “Soy yo, soy libre” de David Icke (1996). Aquí los dejo con sus más que interesantes reflexiones sobre nuestra condición actual de esclavitud, sobre cómo hemos llegado a este punto, y sobre las claves para nuestra liberación.

Capítulo 1 – El rebaño aturdido

La raza humana es un rebaño.
Aquí estamos nosotros, aspectos únicos y eternos de conciencia con un potencial infinito, pero nosotros mismos nos hemos permitido convertirnos en una irreflexiva y no inquisitiva masa informe de conformidad y uniformidad. Un rebaño. Una vez que cedemos a la mentalidad de rebaño podemos ser controlados y dirigidos por una pequeña minoría. Y lo somos.

El pensador: el pastor y su bastón
Estaba de pie al sol un día rodeado por un enorme rebaño de ovejas. El granjero llegó en su camión, salió, y estaba de pie inmóvil, apoyándose sobre su palo. Inmediatamente algunas de las ovejas empezaron a caminar hacia él y en unos minutos era como el Éxodo. Cientos de ovejas estaban siguiendo esas pocas al frente.

El ejecutor: el perro dador de dosis de miedo
A cualquier rezagado que no se ajustó a esta mentalidad “bee, bee” (como suenan las ovejas) le fue dada una dosis de miedo del perro ovejero y luego también se apresuró en la línea. En un tiempo ridículamente corto esta combinación del “bee, bee”, y el miedo habían acorralado la inmensa manada entera. Todo lo que hacía falta era un hombre que hacía muy poco y un perro ovejero distribuyendo el miedo.
En la sociedad esta es claro que esta es la función de la policía y los jueces, asustar a las ovejas rezagadas.

La escenificación de la esclavitud
Cuando observé esto, pensaba: “Estoy mirando la raza humana aquí. Así es cómo somos controlados“. Hemos dejado de pensar por nosotros y hemos entregado nuestras mentes.
¡Beeeee, Beeeee!
Por lo tanto seguimos al que está delante del modo más extraordinariamente robótico.

La falsa democracia
Y somos consumidos por el miedo en cada fibra de nuestro ser.

La traumatización que genera el miedo
En cuanto nuestras respuestas de miedo son activadas, nos apresuramos a ajustarnos incluso si somos suficientemente conscientes para darnos cuenta que lo que están pidiéndonos que pensemos, hagamos, y digamos, es una cosa sin sentido.

El miedo individualiza y aprisiona
Estas armas, los “bee, bee”, y el miedo, permiten que una asombrosamente pequeña minoría de personas moldee y dirija el mundo a su propia imagen pervertida, un proceso que está llevando, a menos que nosotros nos despertemos y crezcamos, hacia un gobierno, ejército, banco central y dinero, mundiales, y hacia una población con microchips: para abreviar, el control global total de cada hombre, mujer y niño.

“Patriot Act”: la legitimación del plan
Mientras al principio puede parecer ser increíblemente difícil para un relativo puñado de personas controlar las vidas de casi seis mil millones, es de hecho comparativamente fácil, en cuanto usted tiene control de la educación y los medios de comunicación – las fuentes de la “Información” y los mensajes tipo mantra que bombardean la mente consciente y subconsciente de la cuna a la tumba.

La caja de la verdad (la TV)
Estos mensajes no son diseñados para informar, sino para dirigir y condicionar, dividir y gobernar

Manipulación mental
Los manipuladores políticos, económicos, religiosos y científicos se colocan entre la verdad y la mente consciente humana. Son los intermediarios e intermediarias que tratan de mantener fuera del ruedo público el conocimiento que abriría nuestras mentes a nuestro real e infinito potencial.

…pero la verdad te hará libre (Sigue leyendo)